Encuaderna tu agenda 2013 con un retazo de denim

No hace ni siquiera un mes que ha comenzado el 2013, por lo que aún estás en una buena fecha para hacerte de una nueva agenda donde registrar y controlar todas tus actividades y compromisos a desarrollar en los próximos 12, bueno…, 11 meses que restan del año.

Pero en lugar de ir a una papelería y escoger la agenda de tapas más bonitas, ¿Por qué mejor no personalizas tu propia agenda 2013 de una forma muy original y llamativa? Pues justamente eso es lo que lograrás si adoptas nuestra pequeña idea y realizas una agenda forrada en jeans!.

Pero no te asombres, ya que se trata de una manualidad muy sencilla de hacer. Nada más necesitarás de una agenda de tu elección, que se adapte a tus gustos y necesidades, y la parte trasera de cualquier pantalón de denim. Pero asegúrate de que tenga al menos un bolsillo!

Al igual que en cualquier armario que se precie de tal, probablemente tu también tengas por ahí un viejo jeans que ya no utilizas, por lo que perfectamente podrás utilizarlo para esta original encuadernación. Solo debes sacar la medida de lo que serian los lados de la agenda si la consideras de forma abierta, y contando también el espesor de su lomo, Luego traslada esa dimensión a la parte trasera del jean, y corta ese trozo un poco más grande, para así dejar lugar para los dobleces.

Cuando tengas tu material de encuadernación (el retazo de denim), solo tienes que pegárselo derecho y prolijamente a las tapas de al agenda, pudiendo doblar los bordes de la tela hacia dentro de la agenda si la tela es lo suficientemente fina para ello. Para pegar el denim puedes utilizar cualquier tipo de pegamento, que no resulte muy agresivo para con la agenda, ni que traspase la tela.

También te puede interesar:  Decoración navideña de la puerta

Pero sobretodo en el detalle que más cuidado deberás tener a la hora de la encuadernación es en lograr que el bolsillo del jean quede bien en medio del frente de la agenda, para que así cuando ésta esté culminada, puedas utilizar el bolsillo a modo de lapicero o como espacio para guardar alguna nota.

Verás que te queda una agenda muy divertida, con muy poco esfuerzo, y prácticamente que sin gastar en nada.