Los techos altos con la característica principal que identifican una construcción antigua. Pero hoy en día, la amplia variedad de alternativas en estilos decorativos nos permite renovar este espacio y modernizarlo, aprovechando hasta el último metro cuadrado y sin tener que invertir en bajar este techo.


La idea consiste en aprovechar este espacio haciendo un entrepiso y convirtiendo nuestro hogar en un loft. Las construcciones tipo loft suelen ser obras muy modernas, caracterizadas por paredes y suelos de ladrillo o cemento alisado, junto a techos muy altos, capaces de albergar un piso en medio, descubierto y unido mediante una escalera.

Se trata de una manera de modernizar nuestro hogar y ganar espacio, creando un ambiente más que puede ser destinado a cumplir numerosas funciones: un dormitorio, una sala de estar, una oficina o una sala de estudio, entre otros.

También te puede interesar:  Un vestido rural o medieval en tu pared