Las escaleras son herramientas que nos ayudan a solventar numerosos contratiempos domésticos como cambiar una bombilla fundida, arreglar una persiana o colgar un cuadro o una lámpara, pero la escalera además de práctica, debe ser segura y debe cumplir unas condiciones específicas.

Escaleras de interior
Fuente: iMujer

La oferta es variada tanto en materiales como en peso y altura. El primer paso para una buena elección es determinar que tamaño se necesita. De ello dependerá el número de peldaños, que suele estar entre tres y ocho, y la altura. con tres peldaños se puede trabajar a unos 2,5 metros, con cinco peldaños casi 3 metros…

La diversidad de materiales con los que se construyen este tipo de escaleras es amplia. Las más comunes son las de aluminio, aunque también es posible encontarlas en madera, fibra de vidrio, plástico o acero y el modelo más común es tipo tijera, es decir, con una articulación que permite su plegado.

La normativa que rige en la Unión Europea para escaleras portátiles determina los tipos, las dimensiones, las cargas a soportar, las resistencias, los métodos de ensayo…Esta normativa especifica la necesidad de que las escaleras dispongan de elementos de seguridad que impidan su apertura mientras se usan y obliga a que no haya puntos cortantes y a que los clavos y tornillos estén protegidos para que no se aflojen solos. También regula el tamaño que deben tener los peldaños y la plataforma superior, la altura de la barandilla de seguridad, las características del eje de articulación e incluso los apoyos en el suelo.

El principal riesgo de las escaleras son las caídas. Para evitarlas conviene seguir una serie de consejos como:

  • Revisar la escalera antes de cada uso.
  • Hacer el ascenso y descenso con las manos libres, de frente a la escalera y agarrándose a los peldaños o largueros.
  • Mantener el peso del cuerpo equilibrado, no inclinare o estirarse demasiado.
  • Mantener siempre una mano en la escalera y no apoyarse en el último peldaño.

Datos de interés:

Las escaleras deben estar certificadas por la normativa europea UNE-EN 131 y esta información debe quedar recogida junto a las instrucciones.

El precio oscila entre 20€, de una sencilla escalera de aluminio y hasta 300€ de los últimos modelos en fibra de vidrio.