Cuando me encuentro con cosas como estas, no puedo evitar compartirlas con todos vosotros. Y es que no me digas que no se trata de una idea de lo más original… Coger un mueble estilo mesilla de noche que ya no vayas a utilizar y convertirlo en un escritorio.

El mueble se quedará como un módulo del escritorio, con los clásicos cajoes (eso sí, con una manita de barniz y demás) y encima, colocaremos un tablero alargado, en este caso en color blanco, que se apoya en el otro extremo en unas patas redondas.

Una original mezcla de estilos que queda realmente bien. Por cierto, que tableros de este estilo puedes encontrar, por ejemplo, en Ikea, o sea que puedes hacerte un mueble igualito a este por poco dinero.

¿Te animas?

Foto de Apartment Therapy

También te puede interesar:  Decorando las habitaciones adolescentes