Un escritorio en un mueble de pared

Este mueble que os presentamos hoy será la solución que más de uno buscaba. Y es que cuando hay poco espacio, cualquier idea como esta siempre es buena. Y más si es como la de hoy, elegante y totalmente funcional. ¿Preparado para ver el mueble que querrás tener sí o sí?

Cuando está cerrado bien podría pasar por un armario de pared o un botiquín en tonos marrones. Pero cuando lo abrimos, ¡sorpresa! Este estante de 15 centímetros de profundidad se convierte en un útil escritorio con estanterías incluidas.

Si eres de los que necesitan trabajar con un ordenador o buscas una superficie cómoda en la que escribir pero tu casa es pequeña, puede ser una buena solución al espacio. Cabe en cualquier habitación, y por pequeña que sea, siempre tendrás un hueco en una pared a la que poder arrimar una silla, aunque luego te la lleves a la mesa del comedor o al salón.

Lo que más me ha gustado es que en su interior, además de los estantes tiene ranuras para poner carpetas o documentos e incluso un pequeño panel de corcho para poner notas. Vamos, que no le falta ni un detalle. Y cuando acabes de trabajar no tienes más que cerrarlo y no ocupará nada.

Se parece un poco a algunas soluciones de almacenaje y escritorio que nos trae Ikea, aunque yo me quedo con esta, que es mucho más elegante y tiene un toque más propio, con ese acabado en relieve en las molduras. También puede ser una buena solución para un recibidor, por si en un momento dado necesitas atender a clientes ahí o quieres una mesa donde dejar las cosas que puedas quitar fácilmente.

También te puede interesar:  Paneles para vestir tu pared de gala
  • Alfonso

    Dónde se puede comprar este mueble? Gracias