Actualmente, las viviendas son cada vez más escasas de metros, por lo que la decoración ha de adaptarse a este tipo de lugares reducidos. Muchas veces, esto nos supone un problema, el no poder adaptar el hogar a nuestro gusto, pero para ello, siempre hay una solución, existen varias formas de amoldar la decoración con complementos adecuados para ello.

Si nuestro hogar, solo consta de dos estancias, todo es posible, no hay que preocuparse con un poco de idea, nos puede quedar genial.

Hemos de tener cuidado con la forma de distribuir los objetos que lo van a componer, pero con ingenio, cada uno tendrá su lugar.

La paredes siempre de color claro, estos tonos son los que más amplitud reflejan, puedes escoger igualmente los tonos pastel. Olvídate de las alfombras, dan sensación de espacios más reducidos.

La cocina se ha intentar de separar de la otra estancia, con una pared falsa, quedará genial, si no quieres hacer obra, un separador también es suficiente. Los cuadros, sirven igualmente  para separar, si quieres separar una estancia de otra, sin utilizar pared, puedes conseguirlo, pero con algún cuadro de tamaño grande (mejor largo que ancho). Este efecto consigue que los lugares tengan más dependencia e intimidad (dentro de lo posible).

Las ventanas, en estos lugares, no suelen ser muy abundantes, por este mismo motivo, la falta de espacio. Si contamos con alguna, se recomienda una cortina larga y de colores claros, preferiblemente blanca y con calados.

Los muebles han de ser, por supuesto, multifuncionales, sofá cama, mesa comedor-escritorio… hay muchos y de varios tipos y estilos, aptos para cualquier hogar.

También te puede interesar:  Prefabricadas, una casa en una habitación

Un buen consejo para estos hogares reducidos, es el orden para dar una buena sensación.

Fuente: ok decoración