Hay algunos espejo para el cuarto de baño que son divinos, pero nunca llegarán a las maravillas que podemos hacer nosotros mismos.

Por un lado porque serán espejos para el baño personalizados y por lo tanto únicos. Y por otro porque la satisfacción que produce crear algo por nosotros mismos es insuperable.

Primero tienes que tener alguna idea, por ejemplo si te gustan las teselas puede ser una buena idea, las tienes de variados colores y tonos que pueden combinar con los colores que has elegido para tu baño.

Otra pueden ser las conchas de mar, o bolitas de papel hechas con pegamentos blanco y pintadas con barniz para que soporten la humedad.

Bueno la lista puede ser infinita.

Qué necesitas: un espejo con marco, pegamento y adelante.

Mury, un beso.

También te puede interesar:  Los colores de la filosofía Vastú de la decoración