Como sabemos, un espejo tiene la capacidad de ampliar el espacio en lugares pequeños. El reflejo genera un espacio virtual que actúa como una ventana, pero no hacia el exterior, sino al interior de nuestras estancias. Por ello, saber utilizar adecuadamente su funcionalidad es muy importante a la hora de incluir complementos en la decoración de una habitación. Pero, además, un espejo puede ser un objeto decorativo muy atractivo. Las diversas formas que podemos encontrar en el mercado permiten que la elección de nuestro espejo se adapte tanto nuestros muebles como a nuestros gustos.

Si lo que buscamos es un espejo decorativo una de las opciones que tenemos es el espejo con forma de sol. Así podremos tener al astro rey dentro de nuestro hogar. Y aunque no nos dé luz ni calor, sí animará mucho la decoración de nuestras paredes.

En mi casa aun falta un espejo para la entrada. Llevamos tiempo yendo de tienda en tienda buscando una pieza que se adapte bien a ese espacio. Y es que tenemos un pequeño problema. Nuestro hall es un espacio bastante reducido y con una decoración muy particular. Una de las formas por la que nos estamos interesando es uno de estos espejo con forma de sol. ¿Por qué? Estamos teniendo en cuenta el resto de formas que existen en esa estancia y nos combinaría bastante bien con otros objetos.

Lo que intentamos hacer es generar un contraste de formas, entre  líneas rectas y curvas, para conseguir que un espacio con pocas posibilidades debido a su poca amplitud tenga atractivo gracias a la combinación de elementos de formas dispares. Es una opción personal, y depende también de nuestros gustos y lo que busquemos.

También te puede interesar:  Accesorios lumínicos de Osram

En nuestro caso estamos muy interesados en uno de estos espejos con forma de sol. De momento solo queremos uno, pero como tenéis en la foto otra opción es generar un espacio uniforme en la pared con espejos del mismo tipo y forma. La pared llena de soles.