Esto de la personalización de muebles es un vicio. Porque te pones a buscar y a buscar y te dan un montón de ideas divertidas con las que puedes hacer verdaderas maravillas. Por ejemplo, una entrada secreta a una zona de juegos para un niño pequeño. ¿No me crees? Sólo necesitas una extantería Expedit de IKEA y una mesa.

En la foto, aparentemente no hay nada extraño. Una estantería junto a una mesa… pero en realidad esa mesa, debajo, tiene una zona con mantas y juegos para que un niño que gatea pueda  jugar. Cuando tengas la casa recogida, corres esa cortinita y todo arreglado. ¿Quién dice que ahí hay cosas por medio?

Pero lo mejor es que la estantería en sí tiene una zona secreta. La última balda de abajo se ha dejado completamente vacía, de manera que un niño pequeño puede pasar por ahí para entrar a su pequeña fortaleza de juguetes. En esta foto de frente se observa mejor. ¿Ves el hueco marcado con un círculo?

La verdad es que estos chicos de Ikea Hackers han tenido mucha imaginación, porque a mí no se me habría ocurrido esta idea tan divertida y original para una habitación infantil. Si además decoras la estantería con vinilos y pegatinas chillonas de colores, ¡será el paraíso ideal para tus niños!

Y es que esto del bricolaje casero nos abre mil puertas para conseguir que nuestra casa sea un auténtico rincón lleno de sorpresas. ¿Tienes más ideas divertidas para personalizar tus muebles?

También te puede interesar:  Centro de mesa con regalos navideños