No todo el mundo tiene la suerte de disponer de una casa que ofrezca mucho espacio de almacenamiento. Si es este tu caso, seguro que te habrás rebanado los sesos buscando opciones para aprovechar al máximo ese espacio reducido con el que cuentas. Ideas hay muchas pero hoy queremos hablaros de un tipo de estantería que lleva muchos años entre nosotros y que ofrece muchas posibilidades. Nos estamos refiriendo a la estantería de cremallera y que destacan por ser cómodas, adaptables, versátiles y fáciles de colocar. Todo esto ha hecho que formen parte del equipamiento de muchos hogares.

Estantería de cremallera para nuestra casa
Fuente: revistamuebles

Lo mejor de la estantería de cremallera, es que se puede utilizar para organizar cualquier espacio: cuarto de la plancha, garaje, caseta del jardín… Pero no es la única opción, ya que con algunas sencillas ideas, las podemos utilizar para decorar la entrada de nuestra casa, instalar un mueble para nuestra televisión o por qué no, organizar nuestro taller de bricolaje. Podemos afirmar sin miedo a equivocarnos, que son infinitas las posibilidades que nos ofrecen para el almacenaje y la decoración.

¿Qué es una estantería de cremallera?

El nombre de este tipo de estanterías es debido a que se utilizan largueros verticales que son atornillados a la pared. Estos elementos están perforados en toda su longitud, y esos orificios les dan un aspecto similar al de las cremalleras de la ropa. Sobre esos largueros, se colocarán los soportes sobre los que luego se colocarán las baldas.

La función principal de todos esos agujeros que tienen los largueros, es la de ofrecer la posibilidad de regular la altura de los soportes para adaptarla a nuestro espacio. Gracias a esto, la estantería cremallera es apta para cualquier lugar.

También te puede interesar:  Decorar pared de otoño

Instalación muy sencilla

Fuente: aki

Una de las principales ventajas de este tipo de estanterías es su sencilla instalación. Lo primero que debemos hacer será medir el espacio donde la queremos colocar para comprar los elementos necesarios. Una vez que los tengamos, deberemos marcar donde colocaremos las cremalleras en la pared. Para ello, es muy importante tener presente el tamaño de las baldas. Una vez que hayamos colocado las cremalleras en la pared, nos quedará colgar los soportes y sobre ellos nuestras baldas, las cuales atornillaremos a los soportes para evitar que se caigan.

Ya sabéis, si estáis buscando sistemas para mejorar vuestra capacidad de almacenamiento, apostar por una estantería de cremallera puede ser la solución que andáis buscando.