No sé cómo esta idea no se les ha ocurrido a los de IKEA. Porque tiene toda la pinta de sus muebles, esos de monta y desmonta tú mismo y encima que sean minimalistas y sirvan para algo. Pero no, la idea es de Orla Reynolds y a mí, personalmente, me ha fascinado. Porque soluciona los problemas de espacio y almacenamiento de un plumazo.

Como ves en la foto, es una estantería de formas simples y rectas. Hasta ahí todo normal. Pero, ¿ves esas líneas de colores? En realidad no son un detalle de la decoración sino que en realidad son las sillas y la mesa del salón. ¿No te lo crees? Mira la siguiente foto… ¡parece magia!

Los muebles están hechos con un diseño muy simple y materiales resistentes. De esta forma puedes tener muebles extras sin que ocupen espacio alguno. ¡Se acabaron los problemas de muebles por el salón y agobios! Con esta estantería puedes dejarlos recogidos y sacarlos sólo cuando te hagan falta. Así tendrás más espacio y tu pequeño apartamento parecerá más grande.

A mí la idea me ha encantado y el contraste de colores es tan divertido que vale tanto para una casa como para la habitación de los pequeños o incluso una oficina. Si se animan y sacan una línea con las sillas y mesa en negro y la estantería blanca, ya triunfarían del todo entre la gente que prefiere tonos más sobrios. Y es que la idea no puede ser mejor. ¿No te parece?

También te puede interesar:  Bricolaje: realiza tu propio cabecero