Desde que son muy pequeños debemos hacer responsables a nuestros pequeños de su espacio.

Un niñ@ debe de poder acceder libremente a sus pertenencias, juguetes, libros, ropa, y también debe de aprender a que después de usarlas tendrán que guardarse en su lugar.

Para esto nada mejor que tener unas estanterías apropiadas para su tamaño, con códigos de colores o de imágenes sencillo con los que enseñarles a guardar sus libros y juguetes.

Es un modo de convertir el ordenar en un juego, la muñeca rubia va en el estante rosa o el camión en el suelo al lado del coche de bomberos.

Por ejemplo en esta estantería arbol podemos colocar los objetos según los animalitos.

Con este sistema además promoveremos la memorización y la lógica que tan útiles le serán en sus estudios a lo largo de la vida.

Si además son divertidas promoverán la imaginación tan necesaria para el desarrollo metal de nuestros hij@s.

Si te has decidido por una habitación que le valga para mayor, juega con pegatinas o elementos que diferencien los estantes de algún modo imaginativo y divertido.

Mury, un beso

 

También te puede interesar:  Zapatería decorada a base de palets