Estanterías recicladas para la habitación de los niños

En todas las habitaciones y estancias es aconsejable tener estanterías porque nos ayudan a organizar nuestras cosas y a tener un espacio limpio y ordenado. En la habitación de los niños no es menos ya que ellos también deben aprender a ser ordenados y ¿qué mejor si ellos participan en la creación de sus estanterías?

Para que una estantería sea bonita y divertida no es necesario que tengas que ir a la tienda de muebles y comprar la más cara y bonita de sus estanterías, también existe otra manera que es: crearla tú mismo con tus hijos y conseguir así unas bonitas estanterías recicladas para la decoración. Sólo tendréis que invertir tiempo juntos ¿y qué mejor manera que hacerlo en algo productivo y que además os divierta?

Con cajas

Puedes ir a la frutería y coger aquellas cajas de madera de fruta que vayan a desechar, con unas cuantas tendrás suficiente. Sólo tendrás que llegar a casa y lijarlas para asegurarte que no quedan astillas y que queda totalmente lisa, esta parte la tendrás que hacer tú mismo.

Si te gusta más el cartón que la madera puedes optar por escoger cajas de cartón duro para crear las estanterías para la habitación de tus hijos.  Sólo tendrás que cortar con la ayuda de un cutter las tapas, pero deja la parte trasera de la caja para poder pintarla también.

Estanteria-infantil-con-cajas-de-fruta

¡Todos a pintar!

En la segunda parte (dónde tus hijos colaborarán) se pintará las estanterías con los colores que vayan bien con la decoración o con los que escojan los niños. Ellos tienen la creatividad a flor de piel, así que no dudes en dejarte llevar por su imaginación.

También te puede interesar:  Consejos para la decoración de un dormitorio infantil

Sólo falta colocar

Por último y una vez que todas las cajas estén secas, tendrás que colocarlas en la pared, que esta parte también será propia de un adulto, pero ellos te pueden aconsejar el mejor lugar para colocarla y que sea funcional para ellos. Si la pones demasiado alta o demasiado baja puede que no sirva para mucho, ¿verdad?