Cuando comienza el curso escolar, es quizás cuando un niño necesita en su dormitorio, estantes necesarios para organizar sus libros. Estos estantes, pueden ser de lo más divertido, a la vez, que les atraerán a ello, conseguirás un bonito estilo de decoración en esta habitación tan especial.

Los estantes, no tienen por qué ser en aburrida línea recta, los hay en varios modelos como árboles, animales… aunque no se pongan en línea continua, es decir, aunque estén inclinados, por la forma de la temática del mueble, quedan de lo más curiosos y divertidos.

Si la habitación consta de poco espacio, los estantes pueden colocarse en varias alturas, lo menos usado arriba y lo más abajo, para que se puedan coger con más comodidad.

Si el espacio de lectura, tiene un lugar destinado para ello, puedes hacer un pequeño rincón de lectura con estantes bajos. Hay varias opciones e ideas con formas de cualquier personaje divertido. Estos muebles son a forma de estanterías movibles y cómodas para los niños, incluso con ruedas para mover de un lado a otro.

Si nos inclinamos hacia muebles decorativos para complementar el estilo de la habitación, utiliza muebles acorde con la decoración, por ejemplo, parecido al cabezal de la cama o del mismo color de los textiles que complementan la habitación (colcha, cortinas, sillas…).

Todo un verdadero encanto de complemento para la habitación que les enseñará en la educación sobre el orden, acostúmbrales a colocar todo en sus debidos estantes, y todavía más si son libros de lectura que se pueden deteriorar.

También te puede interesar:  Decorar el baño con azulejos de colores

Fuente: opendeco