Estantes invisibles, y que tus libros vuelen

Esta es una manera sencilla de darle un toque original a una habitación: libros pegados a la pared, que parezcan “volar”. ¿Cómo se logra? Por medio de estanterías invisibles, que se atornillan a la pared y luego quedan ocultas precisamente por los libros que sostienen.

estantes1

Se trata de un artículo que lleva el minimalismo a su máxima expresión. La hoja del estante queda metido entre la última página y la contraportada del libro, de manera que esta parezca estar “flotando”. Precisamente debajo de ella está el estante, capaz de sostener hasta unos siete kilos de peso.

estantes2

estantes3

Otra ventaja del “estante invisible” es la posibilidad de ser colocado en cualquier lugar de la pared, dando lugar a cualquier tipo de combinación posible, a elección del dueño de casa-decorador.

Estos estantes se pueden conseguir en la web, en precios que rondan entre los 15 y 20 euros, o bien, por qué no, ser fabricados por usted mismo. No parecen tan difíciles…

También te puede interesar:  Soluciones de almacenaje para la habitación infantil