El estilo gótico es catalogado como controvertido, pero como hay gustos para todos y como se dice, todo se vende, este estilo puede resultar de lo más relajante para el que le agrade.

Hay personas que lo asocian con lo tétrico, sobre todo, por los colores. El color predominante es el negro, siempre combinado vagamente con el rojo y blanco.

El estilo gótico está relacionado con los fantasmas, Drácula, vampiros… pero se puede decir mucho más cuando lo asociamos a  las artes como la literatura, arquitectura… las cuales no tienen nada de tétricas.

En el campo decorativo, solo hay que recrearse en estos colores y en los adornos, lo demás está en el estilo personal, cada uno puede exagerar lo que quiera.

Además de la combinación del rojo, negro y blanco, también puede aparecer el gris. Decorar con negro, puede presentar sus complicaciones, pues hemos de darle luz. Una pared totalmente negra puede resultar algo depresiva, por ello, podemos combinarla con la gama anterior dicha, incluyendo también el plateado, un color que aporta energía y brillantez.

En los muebles se les puede incrustar con la madera maciza, algún elemento de forja o metal, combinándolos con tapicerías oscuras.

Los arcos de pico son típicos de esta arte, pueden ser incluidos en algún de espejo o alguna puerta falsa.

Como adornos y complementos góticos, son muy puntuales las hadas, cruces, dragones…

Las velas a tono con la decoración son muy atractivas en estos ambientes, al igual que las plantas, las cuales, también las podemos elegir con colores oscuros.

También te puede interesar:  Un toque Apple a tu frigo