Estilo para un departamento frescoEl blanco es un gran aliado para crear un ambiente vibrante, juvenil y fresco, lleno de color. Sí: lleno de color. El blanco es ideal para los espacios reducidos, con poco atractivo arquitectónico y nulo contraste de materiales, pues pone en primer plano cualquier toque de color, y lo expande y hace vibrar. Además, el blanco resalta las texturas de los materiales más sencillos, y los muestra renovadamente elegantes.

Por ejemplo, en este salón el blanco impregna todos los rincones sin distinción, incluyendo la madera del hogar. Sobre la repisa de la chimenea, se ha colocado un espejo que multiplica el destello del blanco por todo el ambiente.

Con este espejo empiezan los contrastes: su marco es de madera gris, que atenúa el brillo del espejo, y a la vez lo separa de la pared, y suma un interesante juego geométrico. El cesto, la alfombrilla, las velas y los pufs siguen en la misma línea de colores apagados, que suman brillo y una atenuada paleta que suma forma y volumen al blanco. El contraste de los colores multiplica la sensación de variedad, y aunque sólo hay cuatro distintos, el ojo parece captar más.

Las diferentes texturas de las telas continúan el juego del marco del espejo, y dan sobriedad e interés a los colores.

Foto | Fresh Home

También te puede interesar:  Colección de Ikea para este 2011