Cuando pensamos en redecorar la casa, hemos de pensar primero qué es lo más desgastado, lo que más batalla damos en nuestro hogar, una de estas cosas, son los muebles y sobre todo, el sofá.

Este el accesorio más útil, más cómodo, en donde siempre vamos a parar cuando descansamos, vemos la televisión, echamos la siestecita… es casi el mueble preferido por todos.

Como primera opción y más económica, es volver a tapizarlo, pero si lo que quieres es remodelarlo, hay variados estilos que podrían ir acorde a tu diseño de muebles y a tu personalidad.

Los de forma de L, son ideales para los lugares estrechos, en donde los de tres piezas son difíciles de entrar y acoplar. Algunos de estos modelos, llevan incorporados el chaiselong, el cual, te permite tumbarte con toda comodidad, reclinarte y en ocasiones como cama de emergencia por si se presenta algún invitado inesperado.

Estos diseños, llevan incorporados taburetes, en los cuales, puedes estirar tus piernas con toda comodidad o incluso hacer la función de mesilla para depositar los snacks mientras ves la televisión o lees algún libro.

Si el espacio tiene amplitud, puedes optar por las tres o cuatro piezas, hay estilos redondos que quedan geniales, aunque para ello, el espacio, debe ser verdaderamente amplio. Situados en forma de círculo, con una alfombra y una mesilla redonda, quedan geniales.

Y siempre está el clásico sofá de brazos, los cuales, en su mayoría, son los que se utilizan para los pequeños apartamentos, lugares en que solo se piensa en lo necesario. Suelen ser más estrechos, pero no les impide ser totalmente cómodos.

También te puede interesar:  The Flip: otra solución para espacios pequeños

Fuente: mi casa revista