F-White, la pulcritud Japonesa haciendo acto de presencia

0
70


La luz siempre es una parte importante de una estancia y no digamos de una construcción, el problema viene cuando queremos en un entorno urbano un espacio iluminado desde el que podamos tomar el sol sin tener que preocuparnos por miradas indiscretas.

Todo esto lo ha sabido solucionar sin problemas los arquitectos Takaro Yamamoto, creando una vivienda con un patio interior colocado de forma oblicua con la intención de asignar de esa manera a cada estancia la disposición y medidas adecuadas para cada una, desde él puedes acceder al resto de estancias.

El diseño de la casa por fuera es muy simple pero el encanto está por dentro, la sencillez de las líneas rectas y los colores blancos, conjugan a la perfección con el patio en disposición oblicua y el uso de la madera para el resto de elementos decorativos. Puede parecer frio pero, más de una persona pagaría por pasar una noche en esta casa.

Después del salto, el resto de fotos de esta maravillosa creación.



Proyecto | Ocn

Dejar respuesta