El feng shui es un arte milenario que juega con las energía de los espacios y la colocación de los muebles para asegurar un aura clara y agradable en toda la casa. Hoy nos vamos a centrar en el salón, una de las habitaciones que más ocupamos a lo largo del día y que es muy importante porque es el lugar en el que recibimos a las visitas.

El salón debe estar, para que cumpla los requisitos del feng shui, lo más cerca posible de la puerta y al mismo nivel de suelo. Así que aunque los salones a dos alturas quedan muy elegantes y modernos, si quieres cumplir con esta filosofía y que las energías se repartan bien por casa, deben estar colocado de esa manera.

A la hora de decorar, los tonos marrones, y las zonas claras son las mejores elecciones. Porque en el salón predominan las energías de los elementos Tierra y Madera. Así que cuanto más tradicional sea, mucho más auténtico para el feng shui. En cuanto a la luz, lo ideal es lograr una atmósfera relajada llevando la luz hacia el techo de manera suave.

Los muebles deben estar colocados siguiendo el ba-gua, de manera que tienen que crear una figura cerrada y sin ángulos para que el chi se mueva por toda la estancia. Así, tu aura y la de tus invitados se recargará con buenas energías.

Por último, los muebles. Nunca, señala esta filosofía, se debe centrar una mesa en la habitación. Así que si la tienes así, desplázala hacia uno de los laterales de la habitación. El mueble que debe presidir este espacio es el sofá y para que ayude a acabar con las malas energías, debe ser de tejidos como el algodón. Usa fundas si no es tu caso. Desde él debe verse todo el salón y jamás debe estar de espaldas a la puerta.

También te puede interesar:  Decorar el dormitorio con media mesa de noche

¿Cumples estas normas en casa?