El papel pintado es una tendencia que se ha puesto muy de moda últimamente para decorar todo tipo de espacios. Aunque hubo una temporada en la que parecía que todo lo relacionado con el papel pintado sonaba a anticuado, se ha vuelto a convertir en tendencia a la hora de decorar. Lo mejor de todo es que hay una gran cantidad de estilos de papeles de todos los tipos y se pueden hacer cosas muy originales con ellos.

Uno de los descubrimientos que he hecho recientemente ha sido este, una idea muy original y que me ha parecido perfecta para decorar en cualquier tipo de estancia, aunque en el caso de la foto, es para la habitación de un bebé.

Se trata de conseguir un papel pintado que tenga una gran cantidad de detalles en forma de cuadros de fotos, marcos, o simplemente recuadros alargados o cuadrangulares. La idea es colocar sobre ellos fotografías como si fueran marcos reales de fotografías, una idea muy original y con estilo, que puede ser todo un acierto a la hora de decorar con un toque de originalidad.

Las fotos se pueden colocar simplemente encima de los recuadros, con una cinta adhesiva de las que se pueden retirar fácilmente, sin dejar restos ni en la pared ni en el reverso de la foto.

¿No te parece una idea de lo más sencilla y original? Además, se puede combinar una pared con este tipo de papel pintado, con el resto, simplemente con pintura.

También te puede interesar:  DIY Rincón de lectura para niños

Foto de Apartment Therapy