Frigorífico de aspecto retro

Existe un electrodoméstico con el que mantengo una relación de amor-odio, el frigorífico.

Unas veces deseo su presencia y en otras no quiero verlo por ninguna parte.

El frigorífico es un cacharro demasiado grande, ocupa mucho espacio y se lleva una buena parte de la atención en una cocina.

No se si os habréis dado cuenta, pero en las revistas de decoración o en muestrarios de concinas no aparecen los frigoríficos, es como las televisiones en los salones, un electrodoméstico fantasma que les estropean las fotagrafías.

Vereís los fregaderos, los grifos, los hornos, las cocinas, los microondas pero en contadísimas ocasiones os mostraran el frigorífico.

Los frigoríficos no suelen ser estéticos, y son difíciles de ocultar, por ello mantengo esta relación amor-odio con ellos.

Si  me ofrecieran un frigorífico atractivo, estético en si mismo que pudiera ser un punto focal por si mismo en la cocina sería perfecto. Pero como la mayoría de ellos son todo lo contrario de lo que acabo de describir prefiero ocultarlos.

Hay un estilo de frigorífico que me encanta, que se corresponde con la definición que he dado arriba, estético en si mismo y capaz de ser un punto focal por si mismo.

Son los frigoríficos de aspecto retro. Frigoríficos de puertas redondeadas, con asas de apertura de diseño, brillantes y atractivas.

Frigoríficos que juegan con los colores más diversos que podemos poner a juego con el color de nuestras cocinas o por el contrario ponerlos en contraste para que destaquen por ellos mismos. Todas esas cosas que tenemos en cuenta a la hora de comprar un frigorífico y que en ocasiones es tan difícil de encontrar.

También te puede interesar:  Dos camas o una en el dormitorio de matrimonio

Varios son los fabricantes que tienen estos modelos retro de frigorífico, Boch, Electrolux, Smeg y Gorenje.

Los más logrados para mi gusto son los Gorenje, tienen una estética muy lograda y unos colores preciosos. Lo que no te puedo decir es el precio, recuerdo haberlo mirad hace unos años y eran casi el doble de lo que costaba uno de los normales.

Y con estos precios,¡ cómo quieren que pongamos estos maravillosos frigoríficos!