La arquitectura de un hogar puede ser aprovechada para su decoración, comunicar espacios con su aprovechamiento, nos puede hacer renovar el hogar completamente.

Hay tabiques que se pueden mover (agrandarlos, eliminarlos), sacamos así un mayor provecho a la estructura, un ejemplo muy bonito, ideal y con mucho ingenio es empotrar una chimenea en un muro, si lo acristalamos, el calor se reparte por ambos lados y se produce un vínculo entre las dos estancias.

Los variados diseños actuales, se adaptan a cualquier lugar y situación, a cualquier decoración y estilo.

Las columnas son elementos también adaptables, las cuales, hacen un efecto transitivo entre estancias o dan sensación de base a las estructuras medio abiertas.

Los recibidores, siempre a la entrada de la casa, en ocasiones, se encuentran desangelados, como aislados del resto de la casa, si queremos sacar más partido a ellos, podemos distribuir su espacio, simplemente abriendo la parte superior, dejando solo la pared, se integra mejor en la casa.

Los paneles correderos, nos sacan del apuro de la funcionalidad de cualquier espacio, nos dan intimidad en ocasiones deseadas, solo cuando sea necesario, al ser móviles, los utilizamos en ocasiones excepcionales.

Las librerías son ideales para separar espacios. Sin el fondo trasero, son más ligeras y no tapan la luz de la estancia, dando una especial función de poder almacenar objetos y libros por sus dos caras.

Esta es una buena idea, la comunicación de espacios, libraremos nuestro hogar de estancias independientes, demasiado íntimas. Daremos a nuestro hogar una unión total de su estructura.

También te puede interesar:  Decora tu casa con paredes de pizarra