Para que un niño se sienta a gusto y seguro en su dormitorio, necesita que los muebles y el entorno sean de su gusto y acorde a su edad, pues están en pleno desarrollo físico e imaginativo.

Si lo que te preocupa es la economía, pues los gastos del niño siempre están destinados a la escuela, ropa, etc., puedes optar por restaurar el mobiliario que ya tienes, dándole un poco de creatividad e ingenio lo conseguirás, darás así vida y alegría en la habitación del pequeño.

Los elementos básicos de una habitación son: la cama y el armario.

La cama puede resultar el lugar de pesadilla para todo niño que no le gusta irse a dormir, con un poco de imaginación, puedes conseguir que la hora de irse a dormir sea un auténtico deseo. Hay niños que no les gusta nada cuando le dicen: ¡a la cama!, pero si este lugar se convierte en atractivo, será uno de sus deseos del día. Hay camas muy divertidas, en forma de coche, de tren…algo que le hará que sus sueños se hagan especiales. Una buena idea, es reformar la que ya tenía, simplemente con vinilos decorativos, puede ser con alguno de sus personajes favoritos, incluso decorarla él mismo, pegándolos donde más le guste.

Los armarios o estantes, son la pesadilla del orden para él, hay que ordenar libros, juguetes… y esto no le gusta nada. Para conseguir esta meta, hay que crear el ambiente de deseo, para ello un armario con forma de algún personaje le inducirá a ello. Una idea es un armario de robot (puedes contar la historia de que hay que rellenar el robot para que pueda funcionar y alimentarse), otra idea es formar un árbol con estantes (colocar los juguetes y accesorios a modo imaginativo como si los colocara en las ramas).

También te puede interesar:  Moderna librería de Emmebi

Fuente: solo dormitorios infantiles