Dormitorios con pasión: ideas para decorar

Hace nada hablábamos de un color a la última, perfecto para decorar: el rojo. La verdad es que pensar en este color nos trae enseguida sensaciones de fuerza, pasión, energía… Y es que eso es precisamente lo que transmite y por lo que puede ser una buena idea para elegirlo como protagonista de la decoración de tu casa.

Son muchas las estancias en las que el rojo puede ser un acierto, pero vamos a centrarnos en los dormitorios. Antes de elegir el rojo para decorar la habitación, lo más importante es tener en cuenta si hay suficiente luz y si es una habitación espaciosa. De lo contrario, nada de pintar las cuatro paredes en rojo, porque el resultado será un tanto asfixiante.

Para las habitaciones pequeñas, lo mejor es dejar el rojo para los textiles, para detalles de la decoración o como mucho, para una sola de las paredes. Sin embargo, una estancia amplia permite arriesgarlo… ¡todo al rojo! En las habitaciones grandes sí es posible pintar las cuatro paredes de rojo, aunque posiblemente sea excesivo y una sola pared o dos, con detalles por la habitación en este mismo tono puede ser un acierto absoluto.

Por ejemplo, los cojines, una cómoda roja, un baúl con detalles rojos a los pies de la cama o… ¿por qué no? En lugar de pintar las paredes de rojo, elegir un papel pintado con estos tonos para decorar la habitación.

En cualquier caso, detalles de la cama en blanco, como un dosel no muy aparatoso, o la estructura de cama con el textil en blanco pueden ser ideales para poner el contrapunto a la habitación.

También te puede interesar:  Decoración en blanco y azul

Aquí van unas cuantas ideas: habitaciones en color rojo, con distintos estilos, para que encuentres un poco de inspiración, ¿con cuál de todas te quedas?

Fotos de Apartment Therapy