La habitación de las niñas, es aquel lugar de la casa, quizás más especia para decorar, debido a sus gustos más especiales y que cada vez van mostrando más independencia.

Si se deja aconsejar por mamá, la cabecera con dibujos incluidos, es un buen accesorio por el que comenzar. Un buen colorido da el toque extra al ambiente. Cojines, almohadas, colcha, cortinas… todo el resto de textil, puede ir acorde con los mismos colores y las paredes con los mismos motivos, pero pequeños y sueltos.

Las cortinas alrededor de las camas, al estilo de princesas de películas, gustan mucho a la mayoría de las niñas.

Las camas altas, suelen ser un problema cuando son todavía pequeñitas, una buena solución, son unos escalones a pie de cama para poder subir, un complemento muy divertido para ellas y que incorporándoles pequeños cajones, son ideales para guardar objetos y tener más estabilidad.

Los bancos al estilo diván, son accesorios muy útiles para sentarse a leer o guardar sus juguetes.

Los materiales, en este caso, en la cabecera, puede ser de infinidad de gustos, los de espuma son los más cómodos, evitan golpes en el caso de que su cabecita se arrime demasiado, e incluso para sentarse en la cama a modo de respaldo.

Las cabeceras dan mucho juego en la decoración, pues podemos formar arriba de ellas verdaderas maravillas, por ejemplo, una casita a modo de estantes.

Si optamos por literas, la parte de abajo, se puede cubrir como si fuera una pequeña casita o refugio.

También te puede interesar:  Papel autoadhesivo translúcido

Fuente: guía infantil