Decorar el cuarto de un bebé no es tarea fácil, pues no hemos de dejarnos llevar por lo que más nos agrade, sino por lo necesario, claro está, siempre dentro de nuestro gusto personal.

Hay padres que no desean saber el sexo del niño hasta el último momento, momento en el cual, ya hemos de tener lista la habitación del pequeño, pues nadie contiene esa emoción tan bonita de acomodar el espacio de sus primeros meses de vida.

Una de las cosas de más cuidado, es elegir muebles de buena calidad, pues hay que tener cuidado con los olores, también hemos de buscar la funcionalidad y no aquello que molesta a la hora del cuidado, la funcionalidad es lo que cuenta.

El espacio ha de ser estudiado y medido para llenarlo con los muebles necesarios, calcular las distancias y adaptar los accesorios para que no molesten unos con otros y nos podamos mover con comodidad. La iluminación y ventilación son factores muy importantes a tener en cuenta.

En cuanto al estilo y color, hay quien le gusta basarlo en algún tema como animalillos, naturaleza… según el sexo, para ello, los colores también cuenta, pues siempre se tiende al rosa para las niñas y el celeste para los niños. Si tu estilo de color no son estos clásicos, los hay en tonos dentro de la gama de los beige o anaranjados, verdes, amarillos…

Los muebles básicos serán: cuna, cómoda, cambiador, armario, estantes, silla o sillón y lámpara de pie. ¡Manos a la obra!

Fuente: deco peques

También te puede interesar:  Puertas cómodas y flexibles para muebles contenedores