El orden en la habitación de una niña, es una de las cosas más difíciles de conseguir. Para lograr este objetivo, los muebles nos pueden ayudar en esta tarea, para ello, hemos de pensar en cuales necesitamos, ya que a la vez, no tenemos que conseguir solo el orden, sino un toque de estilo personal.

Lo básico de una habitación, es la cama, mesilla de noche, cómoda, repisas y escritorio, a partir de ahí, añadiremos el armario, los estantes y un sillón si tenemos la opción de que la habitación es espaciosa.

Cuando llega el momento de elegir, nos encontramos con gran variedad de modelos, pero hemos de buscar el estilo que ellas deseen, una buena elección, es elegir muebles neutros, ya que combinan con cualquier estilo decorativo. Hemos de tener en cuenta que las niñas no siempre van a ser niñas, con el tiempo, se convertirán en mujercitas, por ello, el estilo irá cambiando con su edad y estos muebles neutros se adaptarán siempre a la decoración. Unos muebles en color blanco o beige, son ideales para lo que buscamos.

Ahora todo depende del espacio de la habitación con que contamos. Si la habitación no es muy espaciosa, lo mejor es aprovechar los rincones todo lo posible. Una cama que se convierta en sofá, una estantería que aproveche el rincón e incluso que contenga en parte cajones o armario.

Si contamos con un gran espacio, entonces no tendremos problema, pues podemos adaptar todos los muebles y accesorios que nos gusten.

En cuanto a la gama de color, para las niñas, se adapta cualquier gama, rosa, celeste, verdes…. sin ningún problema.

También te puede interesar:  Completa tu decoración con unos bellos cojines

Fuente: estilo y deco