Refresca tu casa sin gastar energía

Ya te habrás dado cuenta del cambio de temperatura y de que esto seguirá así hasta que llegue el otoño otra vez. Es el tiempo de sacar la ropa de verano, guardar las colchas y las mantas y cuidar de que la casa esté siempre fresca. Los solución más fácil es poner el aire acondicionado, pero con la crisis, tal vez no sea la más adecuada. ¿Quieres algunos consejos para no pasar calor en casa sin recurrir a la electricidad?

El truco que siempre se ha utilizado en las casas antiguas es el de crear corriente. Es muy fácil: si tienes ventanas y puertas enfrentadas y las dejas abiertas, el aire pasará por tu hogar y creará una sensación térmica muy agradable. Aunque dejar la puerta abierta de casa puede que no sea una buena idea, sí que puedes poner una puerta con postigos y abrir sólo estos, así pasará el aire y no tendrás que preocuparte de que entre nadie.

Eso sí, en las horas de máximo calor, como puede ser en torno a las tres o cuatro de la tarde, lo ideal es que dejes todo cerrado, porque lo que entrará será aire caliente. Y no es eso lo que quieres, ¿verdad? En ese momento lo ideal es tener las persianas echadas para que el aire y la luz no entren, creando así una sensación de fresco muy buena para descansar.

Los toldos o estores también son unos grandes aliados en esta época porque te ayudarán a tenerlo todo resguardado de los rayos solares.

La luz eléctrica también es importante: las bombillas emiten calor y si tienes las luces encendidas toda la noche notarás cómo sube la temperatura. Utiliza bombillas halógenas o – lo más recomendable – procura tener las luces apagadas el máximo tiempo posible.

También te puede interesar:  10 ideas para organizar la casa de manera fácil ¡no te las pierdas!