Hace ya algún tiempo que el hormigón se ha puesto de moda para la decoración de interiores y cuanto más se ve, más gusta. Aunque puede resultar un poco frío, se puede contrastar con otros complementos textiles o de plástico de color y más cálidos y se puede conseguir un resultado excelente. Además, tiene la ventaja de que combina con todo, con cualquier color y con cualquier otro material.

Aunque inicialmente  esta introducción del hormigón en los detalles de la casa es una consecuencia directa de la crisis en el sector de la construcción, la verdad es que ha acabado siendo una gran idea y se ha convertido en una moda que llega para quedarse, ya sabéis que no hay mal que por bien no venga. Aquí podéis ver algunos accesorios de cocina fabricados en hormigón, aunque  existen muchos más complementos  y siempre podemos darle a la imaginación y utilizar cualquier otro elemento propio de la construcción como utensilio de la cocina

El único inconveniente que podemos ver a todos estos accesorios es el peso. El hormigón es un material denso y claramente estos complementos pesarán mas que si con la misma forma se hubiesen fabricado en plástico. En ese sentido es posible que sean menos manejables, pero por lo demás, aportan un toque muy urbano y particular a la cocina. Siempre podemos aprovechar el peso y mejorar nuestro aspecto físico a base de levantamientos. Fuera de bromas, el hormigón no deja de ser una forma creativa de adaptarnos a los momentos que corremos, dando rienda suelta a cualquier sugerencia mental que tengamos.

 

También te puede interesar:  ¿Quieres que no te quiten el wi-fi?