Si quieres experimentar la sensación élfica de vivir en medio de un bosque y suspendido de un árbol ya puedes hacerlo. Lo único que tienes que hacer es contratar alguna noche en el Tree Hotel, un singular establecimiento hotelero de Suecia diseñado por Harads. Este estudio de arquitectura decidió hacer de este lugar natural una experiencia única sin romper el equilibrio con la naturaleza.

El resultado fue una habitación suspendida en las copas de los árboles. Se accede a ellas a través de puentes y escaleras y, una vez que llegas, quedas maravillado con las vistas. Hay varios modelos de habitación, cada una dependiendo de los gustos del cliente.

Así, está la Tree Room, que es el espacio común para todos los huéspedes y que funciona como vestíbulo. Además, tiene una sauna con capacidad para doce personas. Si buscas algo más exótico está el Mirror Cube, la más espectacular de todas. Consiste en un cubo de espejos que refleja el bosque y se mimetiza con él. Si te preguntas cómo hacen los pájaros para no chocarse, está todo planeado: tiene una capa de pintura especial que sólo ven estos animales, con lo que no hay riesgo de que se den golpes con esta habitación invisible.

También hay otra habitación llama The Bird’s Nest, que imita un nido de aves construido con ramitas. Tiene pequeñas ventanas y se camufla en la naturaleza. Otro de los atractivos de este curioso hotel es la habitación con vistas: tres cabinas conectadas entre sí con vistas al río, al bosque o al cielo. Toda una experiencia única.

También te puede interesar:  Banco de madera que cambia de color

El hotel funciona durante todo el año y está preparado para soportar las bajas temperaturas del invierno. De esta forma, las habitaciones están completamente aisladas contra el frío, haciendo de tu estancia en este hotel una experiencia única. ¿Qué te parecería alojarte mimetizado en plena naturaleza?