Decorar las habitaciones infantiles puede ser una gran diversión o una tortura, dependiendo de la imaginación que tengas. Si es el cuarto de un bebé y es el que va a tener toda su vida, puedes hacer una decoración original que refleje su crecimiento. ¿Cómo? Con una cenefa de sus pies y sus manos.

Esta idea queda muy original, pero tienes que tener en cuenta que requiere mucho tiempo. Y con tiempo nos referimos a años. Porque lo que te planteamos es que en una pared de la habitación vayas poniendo, con el paso del tiempo, una huella de sus pies y sus manos con pintura. Puede quedar un efecto muy bonito y a la vez, sentimental. Porque el propio niño podrá comparar, con el paso del tiempo, el crecimiento que ha ido teniendo.

Llevarlo a la práctica es muy fácil. Puedes comprar una pintura que no dañe la piel y que sea resistente y dedicar un día concreto (por ejemplo su cumpleaños, su santo o un día especial que siempre celebréis cada año) a hacer esta manualidad. Tan sólo tendrás que mojar los pies y llevarlos a la pared y hacer lo mismo con las manos. Seguro que a tu crío le encanta.

Si no te gusta que quede incompleto – ya te decimos que tardarás mucho en llenar la pared completa – siempre puedes hacerlo sobre papel de pared y, cuando ya tengas una gran cenefa cubierta, pegarlo en la pared.

Otra idea, que se ve mucho en las películas, es medir su altura en la pared. Puedes hacer marquitas cada año con diferentes colores y tendrás un gran arcoiris en la habitación con sus medidas.

También te puede interesar:  Pan de oro para tus muebles y accesorios

¿Qué te parecen estas ideas para la decoración de la habitación infantil?