No es la primera vez que comentamos la importancia que tiene la entrada de tu casa: se trata de la carta de presentación, de lo primero que ven los demás de ti, de tu estilo y de la personalidad de tu casa cuando entran en ella. Por eso, me parece importante que la entrada sea uno de los espacios que más atención reciba, en lo que se refiere a la decoración. Sin embargo, hay que reconocer que no siempre le dedicamos toda la atención que se merece…

Por eso, me ha parecido interesante esta idea, que puede quedar muy bien y que además es bastante práctica, para decorar la entrada de tu casa. Otra de las ventajas de esta idea es que se trata de un DIY (Do It Yourself), o lo que es lo mismo, algo que puedes hacer con tus propias manitas. Precisamente este es un tema del que ya hemos hablado también en múltiples ocasiones: el DIY está de moda, y cada vez son más las personas que se animan a poner en práctica ideas como esta, que pueden modificar según su gusto, dándoles un toque más personal, y que por otro lado, se pueden hacer sin necesidad de gastar mucho dinero.

En este caso, la idea es simplemente colocar algunos colgadores en la pared, eso sí, que sean originales y diferentes, con formas o colores que llamen la atención, que son útiles para colgar las cosas y que también decoran, cuando no los utilizas. Después, el resto depende de tu gusto, pero la figura del perro sentado me parece que puede quedar bien, sobre todo si eliges una que tenga un cierto toque moderno. Debajo de los colgadores, un banco que no sea muy alto puede ser una buena alternativa para completar la decoración.

También te puede interesar:  Reciclar un viejo teclado

¿Te gusta?

Vía| Apartment Therapy