Hoy te propongo este centro de mesa tan rústico y natural, como la propia naturaleza. Una idea muy ingeniosa, sobretodo si es época de poda y tienes algunos troncos para utilizar. Si quieres dar a tu mesa, un toque de lo más rústico y original, añade un troco y algunas flores.

Pienso que es algo muy sencillo y que se puede hacer en casa, siempre que dispongas de una rama más o menos gruesa. Lo suyo es serrarla con la medida que necesitemos, según el tamaño de la mesa. Luego lija muy bien la madera, procura que no queden astillas, pues  se pueden clavar y más si hay niños en la mesa. Otra idea es dejarla tal cual, así veremos bien la textura de la propia madera.

La idea de lijarlo, también puede ir acompañada de querer pintar el resultado final de un color que te guste (creo que me gusta más al natural) Una vez preparada la madera, necesitarás hacer unos cuantos agujeros. En cada agujero añade una o dos flores, las que quepan; incluso puedes añadir hiervas aromáticas, quedará espectacular.

centroLos agujeros, colocados en fila o del modo que quieras, hazlo con una broca que sirva para madera, esto es importante. Luego inserta las flores, lo suyo es que sean naturales aunque haya que cambiarlas cuando se marchiten.. pero si quieres que aguanten para mucho tiempo, siempre puedes escoger flores de tela, plástico o incluso flores secadas a mano (hay diferentes técnicas para el secado de las flores)

El resultado me parece estupendo, si quieres dar un toque diferente a la mesa. Seguro que tus invitados se sorprenderán. Por último, puedes poner el centro de mesa, sobre un mantel o un camino de mesa que combine bien con las flores que has añadido o al revés, escoger flores que peguen con el resto de la decoración ¿Qué os parece?

También te puede interesar:  Estanterías Deadgood de Max Lamb

foto: yourcozyhome