ventana

Suele ocurrirnos que tenemos algún que otro vidrio pintado y queremos sacarle esta pintura porque no nos gusta. Esto es muy sencillo siempre y cuando se trate de un vidrio liso y sin texturas. Para esto necesitarás: un metal afilado (con el quitaremos la pintura), jabón (para que el filo del metal corra más fácilmente a lo largo del vidrio), agua y algún trozo de tela que ya no uses.Una vez que consigas todos los materiales ya estarás listo para comenzar a limpiar tu vidrio siguiendo los siguientes pasos:

Primero debes mojar el trozo de tela con agua y jabón y distribúyelo por todo el vidrio. Si este es muy grande te conviene hacerlo por partes.

Luego deberás utilizar el metal afilado. Haz presión sobre él y realiza movimientos suaves, raspando el vidrio con la parte afilada. En el caso que la pintura se resista sólo debes aplicar más fuerza en el metal, pero no olvides que el vidrio debe estar completamente mojado para evitar rayaduras. Si aún así la pintura se resiste puedes mojarla con vinagre para que esta se desprenda más fácilmente.

También te puede interesar:  Escaleras de diseño de Cast