De vez en cuando, una idea original puede ser determinante para darle un nuevo estilo a tu casa. Y lo mejor de todo es que no siempre hace falta gastar mucho dinero para poder tener un nuevo rincón. Y aunque te parezca que un rinconcito no es determinante en el aspecto general de tu casa, seguro que no tardarás mucho en darte cuenta de que se nota mucha diferencia con un simple retoque.

Por ejemplo, no tienes más que fijarte en esta foto, un ejemplo que a lo mejor puedes aplicar a tu casa. Como ves, se trataba de una esquina en la que había una silla, una estantería llena de libros y una cortina.

¿La mejor forma de mejorar el rincón? La cortina en blanco, para que pase más desapercibida, la silla y detrás, quitamos la antigua estantería de libros y la cambiamos por una (que hasta puedes hacer tú en casa) con varios cubos colocados de forma asimétrica.

No me digas que no se nota el cambio…

Vía| Renest

También te puede interesar:  Reciclar una cómoda