IKEA, la multinacional que queria hacer soñar

0
61

Mucho hemos escuchado hablar de Ikea en los ultimos años. De igual modo se han mezclado las críticas con las opiniones positivas. Pese a que no deje de ser una multinacional con fines puramente comerciales hay una verdad indiscutible: Ikea ha demostrado que comerciar no está reñido con imaginar.

Proponiendo un modelo de negocio con personalidad, fresco y basado en algo diferente la empresa ha logrado entusiasmar a sus clientes, hacerles visualizar la casa de sus sueños, invitarles a divertirse con el color y las formas.

Ikea ha superado el concepto clásico de centro comercial y ha convertido sus instalaciones en un lugar en el que se respira una filosofía de vida basada en el bienestar, en la armonía y en la necesidad de tener un espacio propio no sólo físico sino también emocional.

Más de una vez he escuchado críticas que sostenían que es más la fama que rodea al negocio que las ventajas en sí. Claro está que ninguno modelo de negocio está exento de defectos pero lo cierto es que recorriendo pasillos repletos de láminas que contienen hermosas instantáneas, suaves colchas para soñar en invierno, mágicas habitaciones infantiles, cajas de fantasía o simulacros de acogedores salones uno no puede más que sentirse inclinado a soñar en clave de hogar. Y pese a todo alguien que contribuye a hacer soñar sea cual sea el fin y alguien que propone algo diferente en medio de cierta crisis de la imaginación merece mi respeto. Sirva este post para ello y para contagiar a los lectores de esa hermosa y legendaria necesidad: la de tener un hogar propio… y mágico.

Y para muestra un botón: echa un vistazo a este blog, Piratas de Ikea,  de fans de Ikea que dan una vuelta a sus compras convirtiendolos en diseños propios y creativos.

Dejar respuesta