Iluminación del dormitorio

iluminación_de_dormitorio

Se tiende a pensar que la iluminación del dormitorio debe ser uniforme a la del resto de ambientes, y no es así. Las necesidades de iluminación varían de zona a zona de la casa. Hay lugares del hogar donde se necesitan lámparas más intensas y en mayor cantidad, como en los cuartos destinados a estudiar, la biblioteca, la cocina, el área de lavandería. Y en otros como el salón y el dormitorio, la iluminación debe ser más controlada.

En el dormitorio debe haber suficiente luz natural para el día, cuando el mismo además requiere de ventilación. Pero para la noche aunque se debe tener iluminación intensa con lámparas en el techo por si es necesario, se debe preferir para efectos de un mejor relax en la habitación, cuando lees, cuando ves la televisión, una iluminación del dormitorio tenue. Especialmente colocada sobre el cabecero de la cama, porque permite aprovecharla para leer.

No es conveniente usar colores aunque algunos pensarán que son provocativos y ponen un toque divertido, la iluminación del dormitorio, debe ser en suaves tonalidades de la luz blanca tanto en las paredes del cabecero de cama como en las lámparas de mesa, el toque de claridad lo pone el color con el que has pintado las paredes, que preferentemente debe ser suaves tonos de blanco o crema o las tonalidades pastel pero siempre ligeramente claros para ayudar a la iluminación y porque crean un efecto precioso a la hora de tener las luminarias encendidas.

En estas imágenes te dejamos unas ideas que te servirán para guiarte en la forma en que la luz, mejor funciona para iluminar el dormitorio. Igualmente estos consejos funcionan bien para cualquier ambiente de descanso como el cuarto del bebé o los chicos pequeños, porque la luz tenue  además de resultar atractiva resulta muy favorable para no cansar la vista.

También te puede interesar:  Una mesa de noche de una caja reciclada