Uno de los factores primordiales en una decoración interiorista es la iluminación, ya que ésta va a incidir directamente como factor trascendental en la decoración de cualquier habitación. La vivacidad u opacidad de esta habitación, le va a dar un estilo o un cambio crucial a la atmosfera de esta misma. Existen infinidad  de estilos de iluminación como: la luz fría, cálida, eléctrica, luz negra, etc., que podemos utilizar según las necesidades que tengamos en nuestra mente o la idea de habitación que tengamos.

La iluminación, muchas veces, puede resultar un factor perjudicial en la atmosfera de una habitación, un hogar o sitio en general, ya que según las dimensiones o el emplazamiento que tenga el inmueble, debemos utilizar un tipo de iluminación u otra. Los sitios con poca iluminación natural, deben de tener una luz eléctrica adecuada para sitios oscuros o de poca entrada de luz natural. Por otro lado, los sitios con mucha cantidad de luz o sitios muy iluminados, en donde incide mucha luz natural, serán sitios donde aplicaremos menos luz eléctrica, ya que la luz natural que tengamos será suficiente para iluminar el sitio que queramos.

Todo el tema de iluminación se debe de tratar con mucho cuidado, debido a que nos puede crear una atmosfera perjudicial que afecte a nuestro estado de ánimo y a nuestro día a día psicológico, ya que una mala iluminación, nos puede sumergir en las penumbras de nuestras vivencias, sin dejar cabida a la claridad de ideas de nuestro vida diaria.

Fuente: universo decoración

 

También te puede interesar:  Decora tu apartamento de una manera atrevida