Muchos de nosotros solemos tener decoraciones blancas, simples y sin personalidad. Pero para transformarlas no es necesario cambiar suelos, pintar paredes, renovar muebles, ni mucho menos. Solo basta con agregar algunos elementos decorativos en colores para trasformarla en otra mucho más original y personalizada.


Puedes optar por un estilo escandinavo, o bien por uno más romántico, todo vale en esta técnica decorativa.

La variedad de colores son innumerables, por esto mismo puedes optar por uno solo de ellos para todos tus accesorios, o bien combinarlos en todas sus variantes. Ambas propuestas son de lo más atractivas y bonitas.

Seguramente te agrada esta idea, por esto a continuación puedes apreciar una gran cantidad de imágenes que inspiran, para que puedas abrir tu imaginación y trasladar algunas de estas ideas a tu propio hogar.


Imágenes: Delikatissen.

También te puede interesar:  Un botellero sencillo y funcional