Este bello apartamento tiene tan solo 17 metros cuadrados, pero en él se han logrado resultados realmente fabulosos y repletos de un inigualable estilo escandinavo.


Cada uno de los espacios que lo componen se caracteriza por la practicidad y funcionalidad con la que fue decorado, logrando un estilo moderno y muy original.


Una base blanca, formada por suelo, paredes y techo, se encuentra acompañada por pequeños grandes detalles repletos de vida, color y mucha personalidad.


Cada uno de los espacios se encuentra aprovechado al máximo gracias a la perfecta distribución de cada uno de los muebles.


Por último hay que destacar el poder de ampliación visual que posee este departamento gracias a su blanco inmaculado y a su excelente fuente de iluminación natural.


Fuente: Freshome.

También te puede interesar:  Crea una oficina en el pasillo