Cambiar el estilo de una vivienda es posible sin tener que realizar grandes obras, en ocasiones con modificar una pared de una estancia bastará para obtener una bonita decoración Si tu casa tiene una arquitectura moderna o minimalista una buena alternativa es colocar en uno de sus muros piedras o imitación de piedras.

Este tipo de recubrimiento se usa mucho en la actualidad, tanto en el interior como en el exterior de las viviendas, existen muchas técnicas y estilos que pueden dejar volar toda tu creatividad e ingenio.

Imitación piedra
Fuente: Chema Concellon

La gran variedad de productos que encontraremos en el mercado nos permite obtener un aspecto rústico, sólo serán necesarios algunos materiales y conocer la correcta técnica de instalación. Entre los materiales necesitarás un pincel, una brocha plana, una llana, una paleta, un nivel de burbuja, masilla de emplastecer, esponja natural y cinta de enmascarar o cinta de papel.

Para su procedimiento se deberán seguir unos pasos. En primer lugar será necesario delimitar el espacio donde se va a aplicar la textura, el espacio de delimita con la cinta de enmascarar. Después se deberá colocar masilla sobre la pared y aplicar la textura ayudándote con una esponja.

Se pueden crear algunas líneas horizontales que serán las que aparentarán el ancho de los ladrillos. Las líneas deberán tener un espacio entre líneas del ancho de la llana. Las líneas verticales se pueden realizar colocando de canto las llanas. Se puede presionar suavemente hasta llegar al final del revoque. Este paso se deberá realizar con mucho cuidado.

También te puede interesar:  Cómo calcular la cantidad de pintura que necesitaré para paredes

Para que el trabajo tenga un acabado mucho más prolijo se pueden repasar las juntas a mano con la ayuda del mango fino de in pincel, así se conseguirá unos trazados más irregulares. Retirar la cinta antes que la masilla se seque totalmente.

Así podrás conseguir un acabado perfecto para cambiarle el estilo a tus paredes. Al terminar y cuando todo se haya secado aplica una capa de barniz acrílico de color roble claro. También se puede usar la técnica del punteado un esmalte acrílico blanco eliminando el exceso de esmalte.

El último paso consiste en pintar las juntas con un tono gris claro.