Realizar impresiones en tu pared permitirán que luzca diferente y con una decoración renovada. Para ello deberás colocar una imagen pintada de otro color en el muro. Existen diferentes herramientas que se pueden usar a la hora de crear una impresión, hoy nos referiremos a la técnica del estampado de linóleo y al estampado en bloque. Son técnicas fáciles y divertidas de decorar las diferentes habitaciones.

Una de las maneras de estampar una pared es mediante tampones. En este caso será necesario que se cargue de pintura la cara del tampón usando algún rodillo pequeño. Después deberás colocarlo en la pared y apretar algunos segundos. Al retirarlo ya tendrás una impresión pintada en la pared. Repite cuantas veces lo desees.

Impresiones de la pared
Fuente: Blanca Egea

Estampado con bloques

Una manera de crear impresiones en la pared es usando objetos de la vida cotidiana, como patatas cortadas creando sellos o esponjas cortadas en diferentes figuras geométricas. Para ello deberás recortar la figura con un cúter, tijera o cuchillo. Después deberás cargarla de pintura y aplicarla en la pared presionando un poco sin cambiar su posición. Como en el caso anterior podrás repetir la técnica las veces que lo necesites.

En las diferentes tiendas o locales de bricolage podrás conseguir sellos o tampones prefabricados de diferentes formas y muchos estilos. Solo deberás tener cuidado en el momento de usarlo que no se mueva para evitar que la figura no quede de manera óptima.

Los tampones son ideales para decorar tus paredes, pero también lo son para la decoración de azulejos, muebles, etc. Si bien en el mercado encontrarás muchos modelos también podrás fabricarlos en tu hogar. Lo primero que deberás hacer es tener espuma de colchón (lo ideal es de 10 centímetros), papel de calcar y un cúter. Deberemos saber que motivo queremos dibujar. Para comenzar siempre es conveniente realizar dibujos simples.

También te puede interesar:  Mesa de pared Quick

Cuando ya tengas el dibujo lo calcarás en la espuma, lo ideal es hacerlo con un rotulador. El relieve de la figura tendrá que quedar sobresaliendo unos dos o tres centímetros. Realiza una línea de corte para determinar la profundidad. Con el cúter intenta recortar lo mejor posible el motivo realizado. Este motivo te servirá para decorar muros, muebles, etc.