Inflorescencia, nueva colección de mesas de Condesa 131

Condesa 131 es una destacada firma de decoración, lo cual no es ninguna novedad, pero sí lo es su nueva colección denominada Inflorescencia, en la cual, a partir de mesas de metal de estilo moderno y muy sencillo, se estampan distintos estilos decorativos basados en métodos artesanales, que generan un efecto verdaderamente único.

Para esta propuesta, Condesa 131 se valió de alguno de los interioristas más destacados de España, como lo son Lázaro Rosa-Violán, María Lledó y Lorenzo castillo, los cuales han plasmado sus personales estilos sobre un juego de mobiliario compuesto por 3 mesas cuadradas y bajas, capaces de acoplarse debajo de una cuarta mesa más alta y alargada, midiendo unos 45 x 55 x 45 cm. En el caso de las primeras, y 180 x 55  x 45 cm. En el caso de la segunda.

Índice del artículo

María Lledó y su modelo Party 1+3

Inflorescencia, nueva colección de mesas de Condesa 131

En este caso se trata de una interesante y muy alegre propuesta decorativa. Con los colores fucsia y amarillo como predominantes de la paleta, María Lledó creó un estampado que juega con la geometría y las formas sinuosas, recreando un estilo vintage, muy propio de los años 60.

Lázaro Rosa-Violán y la serie Tierra

Inflorescencia, nueva colección de mesas de Condesa 131

En este caso se trata de un estilo mucho más sobrio, predominando en la paleta de colores, y como su nombre lo indica, los tonos castaños y tierras, que le dan formalidad y compostura a estas mesas.

Sus estampados recuerdan los dibujos y tramas de brocados y encajes, los cuales, a partir de delicadas volutas, se repiten y extienden por toda la superficie del mueble.

También te puede interesar:  El secreto está en las patas

El estampado Blanck Wings de Lorenzo Castillo

Inflorescencia, nueva colección de mesas de Condesa 131

Mientras que las creaciones de Lorenzo Castillo pueden catalogarse como de las más elegantes de la colección Inflorescencia de Condesa 131.

Sobre una mesa negra, y partiendo del tono azul sobre fondo blanco, Castillo propone un estampado basado en los antiguos diseños de tapicería, pero utilizando figuras mucho más elaboradas, y sustituyendo la repetición de pequeñas figuras por la combinación de varias de ellas para lograr composiciones muy refinadas, que seguramente encajarán a la perfección dentro de cualquier decoración de estilo clásico.