A continuación os dejamos los pasos que deberéis seguir para alicatar vuestra pared con azulejos.

En primer lugar, lo que deberéis hacer es dividir la pared por la mitad y trazar una línea vertical con la ayuda del plomo y el nivel para evitar torceros.

En segundo lugar, empezaremos a colocar los azulejos por las zonas en la que caben enteros, dejando los rincones para el corte de piezas. Nosotros recomendamos que se compre aproximadamente un 15% más de azulejos de los que se necesitan.

Hacemos esto porque siempre se pueden quebrar al partir o muescar por las esquinas si no tenemos cuidado. Si sobran azulejos no pasa nada porque se pueden devolver al almacén, o guardarlos como piezas de repuesto para el futuro.

En tercer lugar mediremos la pared y sobre un papel dibujaremos los azulejos que nos hacen falta. Después trazaremos esas líneas sobre la pared e iremos completándolas con azulejos.

Antes de colocar el azulejo deberemos aplicar la cola sobre la pared y sobre la manisa con la ayuda de un peine para que la pieza se agarre mejor a la pared.

En cuarto lugar, deberemos tener en cuanta que la cola la iremos poniendo conforme colocamos los azulejos para evitar que se seque antes de tiempo.

Finalmente, deberemos tener en cuenta que los azulejos deben estar al mismo nivel, por lo que podremos ajustarlos con la ayuda de un martillo de goma. De esta forma evitaremos que unos sobresalgan más que otros.

También te puede interesar:  Consejos para aislar acusticamente la habitaciones

Enlace: artesanum