Vámonos de viaje en el tiempo. Entremos en la nave de la Historia y trasladémonos al interior de la casa de un antiguo egipcio.

Acompáñame al interior de la casa de un antiguo egipcio. Veremos que tiene una planta cuadrada, y en el centro, tras pasar por un recibidor cubierto, nos encontraremos en el interior de un patio. Mirando en derredor veremos almacenes y habitaciones.

Incluso un baño cerca del dormitorio principal, separado por un muro bajo. En el baño encontramos una zona de baño y el retrete, que nos extrañará, al ver un asiento colocado sobre una vasija rellena con arena.

El mobiliario que pudiera haber en estas casa nos ha llegado por pinturas y relieves. Pero si tenemos los muebles de la élite. El mobiliario es de estructura sencilla. Las uniones  se realizaban con clavijas de madera y ensambles sencillos.

El mueble que más abunda es el taburete. El taburete es el mueble universal, lo podemos encontrar en cualquiera de las casas ya sea el faraón o un simple curtidor de pieles. Evidentemente habrá diferencias en cuanto a la madera con el que esté realizado, el cuidadoso trabajo de elaboración y la decoración si la tuviera.

Otra pieza del mobiliario era los escabeles, con forma cuadrada y un asiento de cuero curvado.

Otro componente del mobiliario que podremos ver son sillas y camas en madera, pero para ello debemos acudir a casa de personajes que constituyen la élite.

Las camas son muy simples en cuanto a la estructura que no en cuanto a la decoración. Formadas por un armazón de madera a la que se fijan cuerdas o tiras de cuero recubiertas de telas o pieles. Veremos unos reposacabezas hechos en madera con forma de media luna.

También te puede interesar:  Coupla: una chimenea minimalista

Las sillas eran mobiliario de lujo y profusamente decoradas. El resto del mobiliario que podemos encontrar son arcones, lámparas y mesas de varios tamaños.


Los muebles de lujo estaban decorados con bajos relieves representando figuras geométricas, representaciones de animales  como aves, leones, toros, plantas y escenas cotidianas.

La decoración era por medio de incrustaciones de pequeñas piezas de oro, marfil y maderas finas,a lo que se llama taracena. Ademas de pinturas policromadas. Para pintar estas piezas previamente se cubría la madera con una capa de yeso. Una vez seco se pintaba con los ricos y variados colores obtenidos con pigmentos minerales.

Los tejidos, que hallaremos serán todos de lino.

Te ha gustado el viaje. Harías otro a otra parte de la Historia. Déjalo en un comentario.

Mury, un beso