La filosofía Vastu, puede aplicarse a los cuartos de nuestros hijos como al resto de la casa. Así conseguimos un interiorismo Vastu para un dormitorio juvenil.

El color rojo es muy apropiado para los jóvenes y su constante optimismo. Es el color de la vida, propician riqueza,  prosperidad, fama y buena reputación, muy adecuado para dirigir a los jóvenes.

El blanco, el color del sol, de la energía, de la salud y de los niños.

La madera, te conectada con la tierra, da seguridad y te une a ella.

Un ejemplo de un dormitorio equilibrado en colores y estructuras, dinámico, alegre y  con el positivismo Vastu.

Si quieres ver otros modelos de habitación, pincha en cuartos juveniles

Mury, un beso

También te puede interesar:  Ideas para decorar una habitación adolescente