Isolation Unit: para no cortar un árbol más

1
92

La arquitectura japonesa es reconocida por su increíble capacidad para conjugar naturaleza y diseño, en la creación de espacios de un minimalismo extremo que, sin embargo, resulta habitable por el uso contenido de materiales y referencias naturales. Para estos profesionales, bastan dos pinceladas para hacer de una pared blanca un espacio con fuerte evocación del mar y del bosque. Un ejemplo soberbio de esa tendencia es este piso de un hotel japonés, diseñado y ejecutado por el colectivo Isolation Unit.

¿Cuántas veces nos hemos enfrentado o hemos sabido de la necesidad de cortar un árbol para levantar una pieza más o techar un patio? Para Isolation Unit ese dilema no existe, e integraron de forma poética y natural dos troncos a un salón.

Los troncos surgen del piso y continúan a través del techo, y son los ejes alrededor de los cuales se dispone el espacio y su decoración. Se han dejado como los puntos de color más intensos, rodeados de una paleta desvaída, en donde sólo la madera de los muebles responde al tono de los troncos.

El detalle: el uso de los espejos, dispuestos en varios puntos, uno colgado y el resto apoyados en el piso. Uno de ellos, de cuerpo entero, y apoyado contra el más ancho de los troncos, da el toque de cotidaneidad necesaria para disminuir la posible excentricidad del conjunto.

Fuente | Dezeen