Ahora que llega la primavera, los amantes de las plantas – o al menos esos que no son alérgicos – están deseando ver florecer las plantas y que todo se llene de color. Y es ahora cuando sale la vena de la jardinería y a muchos nos da por experimentar con nuevas plantas o diseños.

Una de las tendencias de los últimos tiempos, aunque ya se había puesto de moda antes, es el jardín vertical, plantas que cuelgan de los balcones o que suben por las paredes. Es una decoración muy visual y le da una personalidad muy particular a la casa.

El inconveniente de esto es que tal vez se tarda mucho en tenerlo en todo su esplendor, porque el crecimiento es lento. No tendrás tu jardín de un día para otro si son plantas naturales, porque tienen que crecer, hacerse al terreno e ir poco a poco llenando todos los espacios.

Para decorar las paredes se suelen utilizar enredaderas o algunas hiedras, aunque hay que tener cuidado con estas especies, porque algunas de ellas llegan a engancharse de tal modo en las paredes que terminan haciendo grietas. Antes de plantarlas, consulta con jardineros expertos para que te orienten. También podrás elegir entre trepadoras con o sin flores.

Cuando los plantes, tendrás que ayudarlos con algunas guías, como palos o soportes de madera, hasta que crezcan y tengan la fuerza suficiente para agarrarse a las paredes. Entonces, deberás podarlas para que vayan por donde tú quieras. Aunque es bonito dejarlas al natural, tampoco debes permitir que vayan a su libre albedrío: podrían tapar ventanas o huecos.

Lo cierto es que esta es una decoración muy bonita que, si se cuida bien, puede dar resultados espectaculares.

También te puede interesar:  Dulces almohadas y cojines