Hemos hablado mucho de combinaciones de colores, pero no queríamos dejar pasar la oportunidad de mostrar las posibilidades de los colores cítricos, unos tonos que usados adecuadamente pueden conseguir esa originalidad que muchas veces buscamos para algunas estancias del hogar.

Y es que no todo tiene que ser blancos o negros. Si nos gusta jugar un poco, o tenemos reservado un espacio del hogar para las reuniones más desenfadadas con los amigos, acudir  a los tonos cítricos es una opción muy adecuada. Verdes limón, amarillos y naranjas intensos, todos son colores perfectos para lograr un espacio definitivamente animado y dinámico. Y es que los cítricos consiguen ahuyentar la seriedad apostando decididamente por el esparcimiento.

¿Cómo veis este salón? Se trata de una combinación muy interesante de verdes, amarillos y naranjas en mobiliario y complementos con un tono anaranjado en las paredes. Se incluyen también detalles en azul y rojo, todo ello con el fin de ser la apoteosis del dinamismo. Tened en cuenta, también, que lo más adecuado si pensamos mezclar cítricos es contar con una habitación luminosa que realce estas combinaciones ya que si no el resultado puede no ser el adecuado.

En este caso, además, se han incluido muebles en madera que actúan como contrapunto de los cítricos. Si a eso añadimos la planta del fono, tenemos, sin duda, un ambiente de aire tropical ideal para tomar unos mojitos acompañados de los amigos mientras mantenemos una agradable conversación.

Pero los tonos cítricos no tienen porqué se los dominantes. Si solo pretendemos animar el espacio con pequeños detalles, lo único que tenemos que hacer es buscar complementos en algún tono cítrico y añadirlos al ambiente de una habitación. O pintar una sola pared de un ambiente monocromático. Los cítricos, tonos veraniegos donde los haya, son la elección perfecta para dinamizar el espacio.

También te puede interesar:  La elegancia de los colores neutros